lunes, 25 de septiembre de 2017

Posidonia seca en la cubierta de una vivienda: el proceso

En las 14 Viviendas de Protección Pública de Sant Ferran promovidas por el IBAVI hemos utilizado la posidonia oceánica seca como material de construcción tal y como se hacía antes aprovechando sus propiedades como aislante térmico.

El uso de la posidonia como aislante es posible gracias a las burbujas de aire que contiene en su interior. Pero además, es uno de los residuos locales más abundantes que encontramos en Formentera. El volumen excedente anual de posidonia, de unos 400mᶟ, permitiría aislar toda la obra nueva de la isla.

Planta protegida

Para evitar dudas, la posidonia es una planta protegida y su uso requiere el permiso del Servicio de Protección de Especies autonómico. La recogida se ha realizado por parte de la empresa concesionaria del mantenimiento de la playa y se ha limitado exclusivamente a las zonas en las que el material acumulado sobre la arena de las playas excede la cantidad necesaria para mantener el equilibrio del ecosistema dunar costero y se han tomado las máximas precauciones para no afectar el ecosistema dunar, bajo la supervisión de los técnicos de Medio Ambiente del Consell de Formentera



La recogida ilegal de posidonia es una falta multada con 3.000 euros. 

Ensayos con la UIB

La posidonia no requiere tratamiento artificial, ya que la sal del mar actúa como conservante y biocida. Aún así, para comprobar su buen funcionamiento realizamos tres ensayos distintos en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares (UIB). El resultado fue un éxito. 

El primer ensayo fue mediante dos sensores datalogger PCE - HT 71. 

El segundo, mediante un horno de secado comparando los resultados con poliestireno expandido. 

Y el tercero, mediante un medidor de flujo de calor siguiendo las especificaciones de la norma UNE 8301.
El aislamiento de posidonia seca proporciona una U: 0, 2936 W / m2 ° C y Λ: 0,044 W/mK para una densidad de 185Kg / m3 y 16cm de espesor.

El proceso

Una vez concedidos los permisos pertinentes y realizados los ensayos con la UIB, procedimos a realizar la cubierta. Para ello se repartieron dos bolsas de 10kg por m2 de cubierta y el material se extendió con los pies.

La compactación  para conseguir 185kg/m3 se realizó manualmente, apretando con piés y manos las hojas entre los palés que forman la subestructura donde se clavaran los tableros OSB. 

Luego se impermeabilizó con EPDM y se protegió con losas de piedra de marés montadas en seco como pavimento.

¡El olor a mar impregnó la obra durante todo el proceso!









martes, 5 de septiembre de 2017

La posidonia oceánica como material de construcción

Antes de nada déjanos preguntarte: ¿Sabes cuál ha sido el uso tradicional de la posidonia oceánica? 

1- En agricultura, como abono y material que favorece el esponjamiento de las tierras de cultivo excesivamente arcillosas 

2- En ganadería como lecho de animales 

3- Como material de construcción, aislante térmico, como se utilizaba antaño. 

Nosotros nos acogemos al punto 3. Por eso nuestro proyecto se llama #LifeReusingPosidonia. Hemos utilizado la posidonia oceánica seca como material de construcción, tal y como se hacía antes, aprovechando sus propiedades como aislante térmico. 

¿Por qué defendemos que es buena idea usar la posidonia para la construcción?

Primera razón: 


Porque se aprovechan los recursos naturales que tenemos a mano, sin necesidad de transportarlos de fuera de la isla. Eso implica reducir el consumo de materias primas no renovables y reducir la emisión de CO2.





























Segunda razón:

Porque se recupera su uso tradicional como aislante térmico. Hace años, se construía con vigas de madera y crucetas, generalmente de sabina, sobre las que se depositaba una capa de unos 20-30 cm de espesor de posidonia. A continuación se cubría con una mezcla de ceniza y cal que se obtenía de los residuos del horno de cal y finalmente se cubría con una capa de arcilla. Aún hoy, podemos ver casas tradicionales de Formentera hechas así. Reutilizamos y avanzamos.


















Tercera razón:

Porque se aprovecha el material de la retirada controlada de la posidonia sin perjudicar el medio ambiente, ya que no se debe olvidar que ¡es necesaria para mantener el ecosistema dunar de las playas! En Formentera el excedente es tan elevado que su acopio es un problema, por lo que hay que darle un uso. 



















Estás son tres de las razones por las que creemos que utilizar la posidonia oceánica #esunabuenaidea. Lo hemos puesto en marcha en las 14 Viviendas de Protección Pública en Formentera. 


¡Ayúdanos a dar a conocer el proyecto y que a contagiar una construcción eficiente y responsable!